DEPORTE Y EMBARAZO

La práctica de alguna actividad física durante el embarazo se recomienda para todas las mujeres. Es más, es fundamental y beneficioso tanto para el bebé como para la mujer, controlando su peso, mejorando su condición física y actuando positivamente en su estado de ánimo. No obstante, si estás embarazada y deseas practicar algún tipo de ejercicio físico, antes de comenzar consulta con tu médico para que te de su aprobación.

¿Qué beneficios aporta el deporte durante el embarazo?

La mujer que pueda disfrutar del ejercicio durante el embarazo se sentirá mucho mejor en todos los sentidos, pues le ayudará a:
1- Sentirse más controlada y con más energía y vitalidad.
2- Tonificar los músculos de la espalda, evitando los dolores, y fortaleciendo su postura.
3- Equilibrar el movimiento intestinal.
4- Activar y fortalecer los movimientos de las articulaciones.
5- Conciliar el sueño con más facilidad.
6- Controlar el estrés y la ansiedad.
7- Mejorar el aspecto de la piel.
8- Controlar la respiración y el dolor durante el parto.
9- No acumular grasa durante el embarazo y, así, poder recuperar la forma física después del embarazo.

¿Cuáles son los ejercicios recomendados durante el embarazo?

El ejercicio aeróbico, como caminar o bailar, está especialmente indicado. Además deben pautarse actividades para promover la resistencia muscular y la flexibilidad, como el Pilates o ejercicios de Tonificación muscular general. Este tipo de ejercicio durante la gestación debe realizarse con bajo peso y con múltiples repeticiones para cada grupo muscular. Los estiramientos deben realizarse de forma suave y progresiva sin producir dolor muscular.

La mujer embarazada que realiza ejercicio físico de forma regular antes del embarazo es capaz de mantener este mismo ejercicio, disminuyendo la intensidad conforme avanza la gestación. La intensidad de las sesiones debe ser progresivamente menor a partir del segundo trimestre de gestación. La duración de las mismas no debe superar los 60 minutos y deben realizar descansos cada 15 minutos de actividad.

Si no practicabas deporte antes de estar embarazada, éste puede ser un buen momento para empezar y adquirir el hábito. ¡Consulta a tu médico y anímate!